Hola, soy Gloria de Gapy Animación, y hoy vengo a contaros muchas cosas sobre la animación turística y a que opinéis al respecto.

Cuando Rosa me habló de colaborar en su blog me pareció una idea genial…entonces me puse a buscar tema y…

De qué puedo hablaros que os interese…

Pues…

Hace mucho ya que no ejerzo como animadora turística y me costó decidirme por un tema, Es una apasionante etapa de mi vida que he tenido que ir dejando atrás, llena de aventuras curiosas y cómicas, y de desagradables momentos…

En este artículo quería ayudar a los que empiezan, aconsejar a los que llevan poco y animar a los que no saben si dedicarse a esto…

Y qué mejor forma que contaros las cosas que me pasaron como animadora!!!

Un poco sobre mi

Soy la 2ª de 4 hermanos así que ya desde muy niña empecé a entretener a los demás…pero dejemos atrás la prehistoria y vayamos a lo que importa. Los 4  fuímos a un campamento, maravilloso, que me hizo darme cuenta de a qué quería dedicar mi tiempo, quería formar parte de la magia de hacer felices a otros. Fui monitora de tiempo libre en ese mismo “campa” durante 15 días de 7 veranos.

Y por ese camino encontré a Animatur, me enseñaron una profesión que nunca hubiera conocido de no ser por ellos. Estuve con ellos 3 años seguidos, ininterrumpidos salvo por una semana de vacaciones entre temporada y temporada. Era tan feliz en el trabajo que no me importaba tener solo un día libre y nada más que 15 días de vacaciones al año…El salario no era muy alto pero para mi era más que suficiente. Nunca les faltaron ensaimadas en casa, aunque no apreciaran lo que hacía. Siempre pensaron que era una mujer de 25 trabajando en el puesto de un “niño” de 18 y empeoraba con cada año que cumplía. Nunca me ha molestado la opinión que otros tuvieran sobre mi si yo tenía la conciencia tranquila…

Y aquí llega la primera lección…

Para quién trabajas y para quién crees que trabajas

Animatur me enseñó lo básico de animación: tablas de gimnasia, juegos de aperitivo y deportes, El “Grease”, y clubdances, algo de miniclub y un “escar-feo” con el micro lo mejor que me dieron:

  • ESTAR SIEMPRE “ON” (nada de arrastrar los pies al andar)

Y cosas como que mejor no juntar por nacionalidades a la hora de hacer equipos, sobretodo mucho cuidado con enfrentar holandeses contra alemanes…

Y apagar el micro si no quieres que te oigan haciéndote cositas en la madre de alguno…Que nos ha pasado a todos, no finjáis.

Pero hay muchas otras cosas que se aprenden sobre la marcha, cosas que no se enseñan en ningún curso. Como que no importa lo que piensen los demás empleados sobre tu puesto, ni sobre porqué te pagan, siempre que tu tengas la conciencia tranquila. Si tu haces un buen trabajo y no te “columpias” que les zurzan a los que no están contentos con lo que tienen y envidian lo que tienes tu.

Mi primera vez

Me cogieron porque antes de hacer el curso hice un trato “os pago el curso con mi primera nómina” sin conocerme de nada y aceptaron…Llegué a Peñíscola en bus a las 9 de la noche con el móvil ardiendo de llamadas que preguntaban dónde estaba, porque el animador anterior ya se había ido y yo aun no estaba ahí. Nadie vino a buscarme a la estación y con tooodo el equipaje anduve desorientada buscando alguien que pudiera informarme…2001, Marzo lluvioso, de noche, ni un alma, todo cerrado. Acabe optando por un taxi que me llevó encantado 100 metros más adelante (Si nadie va a recogeros hablarlo con el coordinador para acordar un modo de transporte que no tengáis que pagar vosotros, mejor mapa en mano que fiarse del consejo de un taxista).

El hotel en el que yo iba a vivir estaba a 20 minutos andando del hotel donde trabajaba. Paré para dejar las cosas y salí corriendo sin tiempo de cambiarme ni asearme. Dijeron que estaba más cerca de lo que estaba en realidad. Llegué al salón empapada conecté el equipo (de casualidad) y hubo música de baile. (No tenéis porqué trabajar el día de llegada a no ser que os lo especifiquen) El imserso me miraba con los ojos desorbitados, debía de llevar muy buenas pintas después del bus Madrid-Peñíscola y con 10 litros de lluvia chorreando de mi pelo…

Pero puede que me miraran mal por que del cd que ponía “pasodobles” sonaba bakalao de los 90…(no os fieis de la música del hotel, comprobarla antes). Los dos primeros días fueron un infierno, los abuelos me atacaban cuando me veían, yo intentaba ser buena…(No seáis buenos nunca con el imserso, les va la caña) Al fin me hice con ellos y la verdad es que fueron geniales. Con ellos descubrí lo importante que es la animación en un hotel…en una inundación…Pero antes de eso…

Volví a mi hotel, recogí las mochilas de recepción y subí a la azotea, a la buhardilla que tenía como habitación compartida. Sonaba genial, imaginé una buhardilla de ensueño, y fue más bien de pesadilla. El pasillo parecía de bloque del bronx, no tenía luces y para llegar a mi puerta había que cruzar la azotea que estaba llena de agua, parecía un estanque de patos del terror, pensé en darme media vuelta y largarme a mi casa pero…. Que abrazo nos dimos mi compi y yo, ambas muertas de miedo. Si me hubiera ido no habría disfrutado de toodo lo que vino después.Pase lo que pase, darle una 2ª oportunidad, el sol suele cambiar el aspecto de todo.

La buhardilla, era buhardilla, porque había que levantarse despacio para no estamparse contra el techo. Tenía baño ensuite, tan cómodo, que podías lavarte los dientes mientras te duchabas haciendo tus cosas en el Wc, todo estaba muy a mano, muy cerquita. (se positivo)

El sol lo cambia todo y el calor da fuerzas sobrehumanas, palabra. En nuestro dia libre quisimos descansar al mediodía pero hacía tanto calor y la ventana del techo estaba tan oxidada…Llevábamos días intentando abrirla sin suerte hasta que ese día, subida en la cama, me colgué del tirador y lo logramos, “si, nadie es mas bruto que yoooo!!!” después de esta confesión llegó la tarde del domingo, se nubló y llovió como si el cielo necesitara un fontanero. ¡¡¡Y no pudimos cerrar la maldita ventana!!!. Cuando llegamos a la habitación teníamos una cama de agua y otra no. Compartimos la seca como buenas hermanas.

Tenéis que saber que podéis pedir cambio de habitación a la hora que sea si es por una causa mayor como esta, nosotras no lo sabíamos…o fue por miedo? nunca lo sabréis… porque yo ya no lo recuerdo.

A la mañana siguiente pareció amainar pero solo cogía fuerzas para más tarde. De nuevo llovió a media mañana y se atascó la calle…alguien olvidó quitar el tapón y el agua subía y subía. A las 14h aún estaba en el hotel, no podía salir. comí y fui al bar, la pared donde terminaba este era una cristalera y en menos de 30 minutos tuve la sensación de haberme caído en una pecera, me acerqué al cristal y me quedé mirando a fuera. Nunca, NUNCA, había estado en una inundación, aquello era demasiada agua para mi, soy madrileña!!. Giré sobre mis talones, para esconderme, y vi a un porrón de abuelitos esperando mi reacción para reaccionar ellos…Estaba en una pecera y, por fortuna o por desgracia, yo era el pez más grande. “Señores quien no se haya bañando hoy, que tire la primera piedra” dije señalando al cristal. y se acabó la tensión, después oí un “venir, que aquí está la nena!!!” y el silencio también se fue. Juegos de mesa por todo el bar, música para bailar y juegos de cocktel nos hicieron compañía, tocó el taller de flores, y más juegos hasta la cena. No preparé el juego de noche (la carpeta para ello estaba en el otro hotel y no recordaba las pruebas), pero mientras ellos se duchaban y cenaban (yo no tenía habitación ahí- bonita forma de decir que no me duché-) cogí unos vasos y hielos del bar, unos disfraces, y preparé juegos locos con los que recordaba de los campamentos infantiles…Ellos no estaban de humor, así que…

Aún recuerdo ir de Gloria Gaynor con botas de montaña, bailando y cantando el “I will survive” en una mesa, de la que estuve a punto de caer al engancharse mis botas con el vestido de tubo. La suerte quiso que me pillaran al vuelo 2 abuelos fornidos (que suerte la mía)…Parecía ensayado, me dieron un par de vueltas a lo cabaret y todo. Eso, y mi cara de pánico al ver acercarse el suelo, fue lo que prendió la noche…al fin hubo juegos locos y alguno lo inventaron ellos…

 

 

¿Quieres saber más de Gloria? Puedes leer sus posts, llenos de ideas y consejos en su blog

Gapy animación: La diversión a tu alcance

Gapy animación es la idea de una mamá que se ha dedicado a los niños y la animación toda su vida, con la intención de conciliar su vida familiar y laboral. Entonces vio la necesidad de hacer las cosas de un modo diferente a otras empresas de animación infantil, muchas familias que conocía querían hacer felices a sus hijos pero no llegaban a las fiestas que celebraban los otros niños.